miércoles, 21 de marzo de 2018

De qué manera las noticias consiguen que le restemos importancia al cambio social

Las subvenciones estatales en sí, sea hacia sindicatos, asociaciones, partidos, patronales o canales de televisión, hacen que las decisiones o acciones llevadas a cabo en estas entes se supediten a lo que el Estado le interesa que ocurra, ya que, se sabe, esta institución es poseedora de un altísimo porcentaje de Capital.

Sabiendo esto, las noticias de un canal de televisión subvencionado por el Estado, informará a la población de cosas irrelevantes para el cambio político, social y económico, manipulará mucha información relacionada con la política y muchas veces informará sobre hechos trágicos en el mundo (sociales o políticos) que es posible cambiar gracias a la fuerza de la población, pero mediante un proceso psicológico conseguirá que el emisor le reste importancia y lo vea como una noticia funesta, pero sin reflexionar sobre el origen de ese hecho y posteriormente pensar en si es posible evitar eso.

Me voy a centrar en explicar esto último, porque puede a muchxs os suene a paranoia.

Las noticias se explican dentro de un corto período de tiempo, el suficiente para que no reflexiones sobre lo que te acaban de informar. Te hablan, quizá, de la muerte de una familia sin recursos en España, y al momento te hablan de la celebración del año nuevo Chino, y lo de la familia queda en el olvido, ya que puede resultar estresante almacenar tanta información en tan poco tiempo para luego acordarte.

Es más, las noticias trágicas que pueden ser cambiadas por la fuerza de la unión del pueblo oprimido, no son informadas de la manera que debe ser. Los canales y, sobretodo, el Estado, saben que si estás viendo las noticias en la televisión, seguramente te encuentres tumbado o sentado en el sofá, en tu zona de confort, mientras tienes tiempo libre antes o después de hacer algún deber. Es tu tiempo para "desconectar", estar tranquilo sin que nada ni nadie interrumpa esa tranquilidad. Por tanto, te presentan unos hechos ocurridos en alguna parte, pero no te informan que hay cosas que TÚ puedes cambiar. Para evitar que pienses eso, te ponen la noticia de un parricida de Getafe que ahogó a sus hijxs en una bañera y acto seguido les prendió fuego, para que te lleves las manos a la cabeza. A los pocos segundos, te presentan la noticia de 6 trabajadorxs temporalxs en Ibiza durmiendo en el mismo salón, 3 en el mismo sofá, y algunxs durmiendo en una silla, para que, al quedarte con el sentimiento o reacción de sorpresa de la anterior noticia, pero a sabiendas de que eso es algo que ha ocurrido en una familia y tú no puedes hacer absolutamente nada con eso, tengas la misma reacción con la siguiente noticia proyectada: te lleves las manos a la cabeza, y pienses que eso son problemas externos que tú no puedes solucionar.

Y esto, camaradas, es lo que ocurre con las noticias televisadas. Es lo que ocurre con el Estado: Debes depender de un sueldo, el cual debes ganar trabajando, trabajo el cual acaba con tus energías para rebelarte o pensar más allá de lo que te muestra el Capitalismo y el Estado. Al llegar a casa, descasas, ves la tele y lo más seguro es que no tengas ganas de calentarte más la cabeza hasta el día siguiente. Así vas desarrollando el individualismo, y acabes olvidando que hay personas que viven en la calle, que mueren de hambre, o trabajando, que son asesinadas en guerras que son financiadas con tu dinero... trabajadorxs que, aun trabajando, vivan y duerman en condiciones desfavorables, infrahumanas, en un Estado occidental del primer mundo. Y la cosa está en que eso no debe ser así. Las noticias deberían explicar que poseemos la fuerza y capacidad suficiente para acabar con estas situaciones, pero, lógicamente, el Estado va a seguir alimentado el opio de pueblo, para sedarnos.

lunes, 11 de diciembre de 2017

La tendencia del ser humano hacia su autodestrucción.

Es denigrante y vergonzoso ver cómo, en esta sociedad, sólo reivindicamos nuestra libertad en el aspecto del libre albedrío cuando se trata de las cosas que consumimos, aunque nos perjudiquen, y en otros aspectos que realmente influyen en nuestra libertad no somos tan reivindicativos, como al manifestarnos, parar desahucios, hacer boicots a empresas o convocar huelgas. Así funciona, en gran parte, el liberalismo capitalista, que nos crea una falsa sensación de libertad, mientras este mismo sistema nos despoja de nuestros derechos.

El otro día, yendo en tren, me pregunté a mí mismo "¿Qué es lo que lleva a una persona a fumar tabaco, sabiendo lo perjudicial que es?". Por lo visto, hace unos años era "bueno" fumar tabaco, ya que fumar era cosa de machos ibéricos, de vaqueros del oeste, de verdaderos hombres, y lo anunciaban en televisión:


Ahora, sin embargo, compras un paquete de tabaco y te salen ilustraciones tales que así:


Pero, aún así, la gente fuma.

Hasta en la televisión pueden salir las advertencias de los peligros del tabaco.

Pero, aún así, la gente fuma.

En los colegios, en los institutos, etc, incluso se llegan a dar charlas o evidencias de lo perjudicial que es para la salud.

Pero, aún así, la gente fuma.

He llegado a ver a médicos fumando tabaco, a personas que son totalmente conscientes de lo malo que es. Han habido muertes, enfermedades, problemas de salud... y la gente sigue fumando.

Me tocó bastante la moral recordar esto, analizándolo. Pero profundicé más. Esto no sólo ocurre con el tabaco. Ocurre también con la comida basura, y otras cosas que consumimos. Seguí profundizando, y también caí en la cuenta de que la gente, al votar, sigue eligiendo el mismo partido que tantos casos de corrupción ha llevado a cabo como pajas me he hecho desde los 11 años.

¿Por qué?, me pregunté. ¿Por qué tenemos esta tendencia a perjudicarnos, siendo, aún así, conscientes de ello? Nos pasa en cualquier ámbito: político, saludable, e incluso ecológico. Estamos mandando a la mierda el propio planeta en el cual vivimos.

Una cosa es comer comida del McDonald's sin saber lo mala que es para la salud, comer pipas G Tijuana sin saber que uno de los ingredientes que tiene es el Glutamato*, o bebiendo Coca-Cola. Pero en muchos casos sabemos de los peligros de algo que consumimos, y aún así los consumimos. Esto no tiene otro nombre que estupidez.

Claro está que el culpable indirecto de nuestro deterioramiento físico, mental y saludable es el Capitalismo y el Estado: Votar es perjudicial porque si elegimos a unx gobernante, seguiremos subyugadxs por el Poder del Estado; La creadora de los alimentos y bebidas que crean enfermedades tales como el cáncer es la Empresa. Al Estado y al Capitalismo les va bien que no tengamos ni idea de los peligros de lo que consumimos y de lo que hacemos, porque consumir alimentos de empresas como Nestlé, Coca-Cola, PEPSICO, KRAFT, Kellogg's, MARS, etc, nos acaba matando, pero ser conscientes de ello y seguir haciéndolo es ser culpable directo.

El "motivo" de esto es por lo que he dicho arriba. Si a la gente le gusta tal alimento, pues se lo va a comer aunque lo mate, porque está en su libre elección hacerlo. Es vergonzoso cómo le seguimos la corriente al Capitalismo de esta manera. El Capitalismo nos da la posibilidad de libre mercado y toda esa mierda que nada tiene que ver con la libertad, con el único fin de lucrar al lucrado, y matarnos.

La cuestión es que tomamos la decisión de seguir cometiendo los mismos errores autodestructivos por comodidad, puedo llegar a deducir.

He pensado en hacer cuestionarios a personas de la calle. Me gustaría saber el motivo por el cual siguen consumiendo cosas que les hacen daño. Seguramente la gran mayoría no sepa qué decir en un principio al decirles que el aceite de palma, el glutamato, los estabilizantes, etc, son componentes que se encuentran en la gran mayoría de los alimentos que consumen, y son dañinos para la salud, pero después de esos segundos en los que piensen en qué contestar, seguramente suelten alguna parida como la reivindicación de su libre elección, por no decir que lo hacen por estupidez o comodidad.

En fin, esta tendencia que tenemos de jodernos a nosotrxs mismxs no la tenemos escrita en nuestros genes ni en nuestra naturaleza. Claramente, un cúmulo de factores de este sistema y sociedad nos hace sentir infelices y necesitamos alguna especie de válvula de escape que nos anime a seguir sobreviviendo. Por otra parte, si le dedicáramos más tiempo a prestar atención a lo que hacemos, teniendo en cuenta las consecuencias de nuestras acciones y actos, no seríamos tan subnormales de consumir veneno y llevar a cabo acciones autodestructoras.


_____________________________________________________________________________

lunes, 27 de noviembre de 2017

Coacción + Egoísmo = Caos y desorden

No se llega a ninguna parte si el método o manera para que entre dos o más personas se haga algo sea mediante la imposición de una persona hacia otra/s, que consiste en la decisión de esa persona basada en lo que quiere hacer, afectando a la situación de la/s otra/s, que quizás quiera/n hacer otra cosa.

Me centro en hablar de tres personas jerárquicamente iguales: Dos chicos, durante el recreo, quieren ir al parque, pero uno quiere quedarse en un banco porque por ahí hay una chica que le gusta, o lo que sea, y requiere de la compañía de esos dos chicos. Los dos chicos le informan que van a ir al parque porque quieren, y además ya llevan días sentados en ese mismo banco por él, haciéndole el favor.

La situación avanza tal que así: Los dos chicos toman una decisión basada en lo que quieren hacer, que repercute en la situación de todos, incluyendo al chico que quiere ir al banco. Éste no quiere, dice rotundamente que no, oponiéndose a la decisión preconcebida de esos dos chicos sin la inclusión de la suya. El chico intenta, mediante su capacidad coactiva, dirigir la situación de todos, cosa que desagrada a esos dos chicos. Pero no les importa, es la decisión de dos contra uno. Son mayoría.

Eso cabrea al chico del banco, porque no empatizan con el deseo que tiene y actúan de manera egoísta, por lo tanto, recurre a amenazar con castigar a esos chicos, teniendo en cuenta que este chico no posee ninguna Autoridad superior a ellos, y por eso el castigo no va a consistir en algo que vaya a desagradarles en cantidad, como, por ejemplo, no dejarles salir de casa, sino en irse con otras personas, dejando a los otros dos de lado, o de no hacerle el favor pendiente a uno de ellos.

La situación se complica. Es lógico llegar a pensar que hay tensión entre ambas partes. Si la circunstancia sigue avanzando mediante el egoísmo y la coacción, la amistad puede entrar en un bache que sólo la humildad podría salvar.

A partir de aquí, la coyuntura avanzará mediante dos opciones:

a) Resolución mediante el diálogo: Cualquier persona puede tomar partido de esta opción, pero es preferible que, en esta ocasión, lo hagan los dos chicos.

b) Orgullo: Los dos chicos siguen en su línea y son inmunes a cualquier amenaza, pues el otro amigo no tiene ningún Poder real, aunque lo use.

En la opción a), se llega a entender finalmente que esa competición coactiva no lleva a nada bueno, por lo tanto, se le explica al chico del banco porqué ellos prefieren ir al parque, dando paso, quizá, a la intervención de su opinión, creando, así, un diálogo basado en la democracia directa, la empatía y la solidaridad.

Es posible que dentro de esta opción se plantee la coacción original de una manera más suave. Explicándole el porqué de su deseo, sin dar paso a la expresión del punto de vista y anhelo del chico del banco. Prorrogando, así, la coacción. Sin embargo, una resolución real de un conflicto de competición entre poderes de coacción sólo existe mediante un diálogo donde ambas partes participan.

En la opción b) se crea el desorden, permanece el conflicto, surge el enfado por parte del chico, y el orgullo egoísta de los dos chicos. Sólo el tiempo les hará ver que el orgullo no les beneficia en absoluto, y si son un poco inteligentes, se darán cuenta de que la causa principal del conflicto vino originada por el poder de coacción, eso que utiliza tu padre, tu madre, tu profesor/a, el Estado...

También añadiría la consideración de la posibilidad de que no se hubiese creado ningún conflicto coactivo entre esas partes, debido a la obediencia o acatamiento a una de esas dos decisiones coactivas. Veamos:

- Los dos chicos quieren ir al parque pero el tercer chico no, aún así, el chico que no quiere ir al parque se resigna ante la decisión de esos dos chicos, dando paso a la infelicidad, insatisfacción y vacío emocional o mental del chico.

- Los dos chicos quieren ir al parque, el tercer chico no, éste se impone y los dos chicos se quedan sin ir al parque porque

  • prefieren evitar un conflicto
  • tiene una gran capacidad de persuasión
  • sienten miedo
  • otro motivo
En cualquier caso, la coacción da paso a la involución social, al retroceso y reducción racional.


Este análisis es otra muestra de cómo la coacción nos irracionaliza y nos hace estúpidos. El conflicto de estos tres chicos empezó porque dos de ellos tomaron una decisión sin tener en cuenta lo que podría preferir el otro chico que no ha participado en ésta, en vez de considerar la necesidad o deseo de todas las personas a las que les afectaría esa decisión. Luego, ese mismo chico se intenta imponer, en vez de proponer hacer durante un tiempo el deseo de esos dos chicos, y durante otro tiempo su deseo. Sucedió lo contrario, y surgió un conflicto coactivo innecesario si a esos chicos no se les hubiese educado en esta puta sociedad egoísta y coactiva de mierda.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

LA ACCIÓN HUMANA

La acción que realiza un ser humano, hoy en día, puede ser originada por dos factores. Uno es la coacción (la fuerza que tiene una persona para obligar a otra a hacer algo en contra de su voluntad), que es causada por el Poder (capacidad que tiene alguien para imponerse y obligar a otra persona a hacer algo en contra de su voluntad. Más de lo mismo), que tiene como finalidad el prestigio, bienestar y seguridad para la persona con Poder de coacción. El Poder, por lo tanto, efectúa la coacción.

Para que la gente se someta a la coacción, es necesario que esta capacidad esté dividida en dos: Coacción con Autoridad, y Coacción sin Autoridad. La Autoridad es la capacidad que tiene una persona con Poder para que sus mandatos sean obedecidos sin tener que recurrir a la represión o violencia hacia alguien que pueda cuestionarse su Poder. La Autoridad, por lo tanto, le facilita el trabajo al poderoso, lo refuerza, y hace que el Poder de alguien sea justificado.

Cuando alguien sin Autoridad nos dice lo que debemos hacer, podemos obedecerlx o bien desobedecerlx. No cuesta nada tomar alguna de estas dos decisiones, a no ser que esa persona sea más fuerte que tú y te pueda pegar, o que tenga un elevado poder verbal de convicción. El resultado de la desobediencia es la negación de una acción que la otra persona espera que haga, por lo tanto no hacemos nada. La persona que intenta hacer un acto de Poder puede recurrir a la violencia, o a la amenaza, o al miedo, o a la calumnia, pero su Poder no tiene fuerza, no está justificado. Incluso es posible que por pegar a alguien jerárquicamente igual que él o ella, se lx castigue por alguien con Autoridad. Y para que el Poder sea justificado, repito, es necesaria la Autoridad.

Una persona poderosa con Autoridad es, por ejemplo, tu padre, tu madre, tu profesor/a, tu jefx, el/la policía, etc., pero nunca lo será tu compañerx, o alguien jerárquicamente igual que tú. Cuando el poderoso con Autoridad te dice lo que debes hacer, estás obligadx a obedecerlx, pero puedes llegar a preguntarte... ¿por qué lx obedezco? ¿Qué pasa si me resisto a su Poder? Y es entonces, cuando haces un acto de disidencia, que esa persona pasa a reprimirte, castigarte. Es algo que aprendemos desde bien pequeñitxs, concretamente cuando empezamos a tener la facultad de pensar. La madre le dice al niño que haga algo, el niño no quiere, bien por pereza o bien porque no quiere hacerlo, y entonces la madre le quita el juguete como castigo. Con eso la madre destruye la disidencia del niño, y éste aprende que debe obedecer a su madre, porque ella tiene Autoridad, y tiene el Poder de hacerle sentir vacío sin ese juguete, o de hacerle enfadar, o de entristecerle. Años después, con la adolescencia, empieza a ser más autosuficiente, y necesita pequeñas libertades para ser feliz, como por ejemplo salir con sus amigxs, o jugar a la play, o masturbarse. En algún momento dado, la madre le dice que haga algo, como, por ejemplo, que friegue el suelo. El chaval, si desobedece, se le castiga, bien con algo material, o bien mediante un castigo psicológico. Supongamos que la madre le quita el móvil, le reprime con eso, si el chaval es libertariamente débil, se someterá a su Poder, y realizará la acción que su madre le dice que haga. O bien no se somete, y continúa sin fregar el suelo. La madre puede seguir quitándole más cosas, como la play, y que él siga sin someterse. Entonces es cuando la madre procede a la marginación de su hijo. No le hace ni puto caso. Eso es lo que el Poder le permite a la madre.
Y si no es con una madre, es con un/a profesor/a, o cualquier otra persona jerárquicamente superior a ti, que posea medios de represión que provoquen tu sometimiento.

Por lo tanto, resumiendo, una persona poderosa con Autoridad nos dice lo que debemos hacer, tenemos las opciones de obedecer o desobedecer. Si desobedecemos, esa persona nos castiga, reprime (y a eso se le llama coerción), provocando, así, la destrucción de nuestra disidencia. Podemos, así, pasar a someternos a la voluntad de esa persona, y realizar la acción que quiere que hagamos. Si no nos sometemos, procede a nuestra exclusión, marginación o aniquilamiento, resultando, así, el miedo. Si nos sometemos, realizamos esa acción, pero cuidado, que esto no se acaba aquí. Si de primeras, al decirnos esa persona lo que debemos hacer, la obedecemos, y, por lo tanto, hacemos lo que quiere, podemos hacerlo de dos maneras: BIEN o MAL, y eso queda al criterio de la persona poderosa. Si lo hacemos mal, depende de la persona, puede que pase a reprimirnos sin querer repetir qué es lo que quiere, o bien nos lo repita y entonces lo hagamos bien, o lo volvamos a hacer mal y nos castigue, o bien se entre en un círculo que sólo la paciencia sabrá cuándo acabará: Se hace mal, la persona le repite lo que quiere (quizá de otra manera), lo vuelve a hacer mal, se lo vuelve a repetir, lo vuelve a hacer mal, se lo siga repitiendo, lo vuelve a hacer mal... y se le acabe castigando. Lo que suele suceder es que cuando el/la poderosx te repite lo que quiere que hagas, lo hagas bien, ya que te lo intenta explicar de una manera más básica. Si no lo sigues entendiendo, para esa persona ya resulta difícil simplificarlo más, y no sepa de qué otra manera explicártelo. Pero, como ya he dicho, lo normal es que lo acabes entendiendo, lo hagas bien, y puedas optar a recibir un premio. Lo mismo que si de primeras lo haces bien, puede que se te premie de alguna forma.
Por lo tanto, volviendo a la explicación de qué pasa cuando desobedecemos, nos reprimen, nos sometemos, y acabamos realizando esa maldita acción, la podemos hacer bien o mal, como si hubiésemos obedecido desde un principio. Y ya sabéis lo que sigue.

Aquí es cuando empezáis a entender cómo funciona este puto mundo: contemplando cómo al desobediente y rebelde se le hace sufrir. Obviamente, esto no lo quieres para ti, y sabes que si obedeces desde un buen principio se te podrá premiar. Esta es una de las muchas formas por las cuales se forma el egoísmo, buscando el máximo bienestar para ti mismo, porque si te solidarizas con la persona que al fin y al cabo lo que hace es reivindicar su libertad, se te acaba relacionando con esa persona, y digamos que te ponen en su nivel. Y eso no es muy bueno si lo que esperas es que te premien. Con esto trato de explicaros cómo se forma el miedo. Si desobedeces, sabes que te pueden pasar cosas malas, porque lo has visto, y has sentido cómo la otra persona sufría. La obediencia trae como causa el miedo, en muchos casos, y el miedo trae como efecto la obediencia.

Todo ello nos priva de nuestra libertad, que es el segundo factor de la acción humana. La libertad, en la acción humana, es entendida como la impulsora de la acción deliberada. Antes de realizar una acción basada en la libertad del individuo, se pone en común lo que queremos hacer con lo que debemos hacer, mediante los ideales y valores que tengamos. Si procedemos a hacer directamente lo que queremos, hacemos una acción sin una reflexión previa, y es muy probable que las cosas no nos salgan conforme a nuestra felicidad y bienestar. Debemos tener presente que en nuestros ideales y valores debe hallarse el principio del límite de la libertad, que permite el bienestar de otra/s persona/s, y el tuyo propio. Es decir, poner en común lo que queremos hacer y lo que debemos hacer, con los ideales y valores, te hace pensar si tu acción puede afectar a otra persona, o a su libertad. Si consideras que eso puede afectar a otra persona o lo que sea, sabrás que no deberías hacerlo, ya que mediante la libertad ya sí que sientes los problemas de lxs demás como los tuyos propios, no hay nadie que provoque que te mires el ombligo constantemente. Por lo tanto, gracias a la consciencia, no lo haces, y puedes optar a reflexionar sobre ello.
Por otro lado, si consideras que eso no puede maleficiar a nadie, mediante la consciencia, lo haces, gracias a la deliberación impulsada por la libertad. Acto siguiente, puedes considerar si lo que has hecho va conforme a tu bienestar, felicidad, etc. y reflexionar sobre ello, dándole un sentido a tu acción. Obviamente, toda acción conlleva sus consecuencias, buenas o malas, y éstas las tendrás en cuenta la próxima vez que hagas lo mismo o algo parecido.

Como veis, la libertad permite reflexionar mucho, y la reflexión no trae otro resultado que el desarrollo de nuestra inteligencia. A una niña le puedes decir que no toque el fuego, y que ella no sepa porqué, pero te obedecerá porque eres su padre o madre. Lo que la niña necesita es tocar el fuego, darse cuenta de que quema, experimentando así una consecuencia de una acción suya basada en su curiosidad, y concluir que tocar el fuego le hace daño. Así se desarrolla el cerebro humano. Por desgracia, vivimos en un mundo donde predomina el Poder de coacción, y obedecer no hace más que convertirte en alguien manejable, basando tus acciones en las decisiones de alguien superior a ti, y de esta manera se te crea el miedo, a parte de a la desobediencia, a la libertad. Pensando que así no podrías vivir, que necesitas que te manden. Hacer algo porque te lo ha dicho otra persona no te permite reflexionar sobre tu acto, porque no ha sido algo que hayas decidido tú, sino una persona que te ha utilizado. Hay gente con Poder de coacción que sabe perfectamente que la libertad conlleva pensar en las demás personas, por ejemplo, por eso la gente que se beneficia de esta obediencia te hace creer que la libertad no existe, o que no podrías autogobernarte, que sería caótico un mundo sin instituciones que lleven a cabo la coacción. Es lógico que el Estado, la iglesia, lxs capitalistas... respalden el Poder y menosprecien la libertad, porque, joder, existen por el Poder.
Pero bueno, este tema lo concretaré mejor en otro post.

Existe tanto la dominación como la libertad. Otra cosa es que la sociedad funcione mediante una cosa u otra. Está claro que el mundo está reglamentado por personas que se posicionan en instituciones de Poder, y por lo tanto el mundo esté en sus manos, pero esto puede cambiar.

La libertad es causada por algo. Siendo realistas, hoy en día poseemos libertades. En algún momento hemos tenido que tomar alguna decisión, porque, joder, es algo humano. Pero no hablo sólo de eso. Las mismas personas poderosas permiten que ejerzamos algún que otro acto libre, como, por ejemplo, elegir al presidente que queremos que nos gobierne. Otra cosa es que eso sea un cuento y una falsa visión de libertad, que sólo te la conceden cada 4 años y eliges a quién te va a privar de tu libertad durante 4 años más y... Eso lo concretaré también en otro post. A esto se le llama """""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""democracia""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""" representativa. La democracia en sus inicios, o, mejor dicho, en su etimología de la palabra, no tiene nada que ver con lo que hay ahora. Para ejemplificar mejor, me centraré en Francia, porque España actualmente es una dictadura presidencial bipartidista con monarca decorativo, y me dará asco hablar de supuesta democracia ejemplificando a este Estado terrorista. En Francia hay menos represión que en España, pero aún así no hay democracia como tal. Lo que ha provocado que en Francia se pueda "gozar" de no vivir bajo la dictadura de algún rey, ha sido por las revoluciones que hubieron hace años, que, a pesar de buscar algo que iba más allá de la democracia, provocó que no haya un rey chupando del bote, por ejemplo. Entendemos, así, que la libertad es una causa de la revolución, y la revolución se desemboca con motivo a la libertad. En la revolución se prevé el efecto de llegar a algún tipo de libertad. Pasó en España en 1936, en México en 1910, etc.

La única causa de una revolución es la acción y organización de personas oprimidas por el Poder de coacción, que se rebelan de manera colectiva para conseguir un objetivo común. Ergo, la coacción es la causa de la revolución.


martes, 10 de octubre de 2017

A esto se le llama una púa insultante. [Puigemont y su supuesto amor hacia el pueblo]

Hace ya unas cuantas semanas que llevo reflexionando sobre el tema este de la independencia de Cataluña. En general me he encontrado en una especie de indecisión sobre qué partido tomar ante esta situación: Apoyar el referéndum y la independencia, puesto que es un acto antifascista contra el Estado Fascista Español y un acto de rebelión contra la opresión ejercida por parte de éste mediante el cuerpo policial, o no mover un solo dedo, puesto que la independencia sólo beneficiará a la burguesía catalana y seguiremos oprimidos por un Estado.

He optado por moverme. No por una "patria", algo totalmente inexistente, sino por las 900 personas afectadas por la brutalidad policial del 1-O. Muchas personas hablan de "patria" como si hablaran del pueblo, de las personas, pero la patria es una invención del Estado, para sentirnos orgullosxs de éste y crear división entre otros Estados, y así disgregar a la clase obrera. Internacionalismo cero. Los medios de comunicación son los responsables de tergiversar esta idea, para que defendamos otra cosa TOTALMENTE diferente.

Al grano, Puigdemont ha retrasado la declaración de la independencia para abrir diálogo. Sinceramente, tanto la independencia como el diálogo me dan bastante mal rollo. Por una parte, la independencia habría desembocado un conflicto bastante contundente entre Cataluña y España. Por la otra, el resultado del futuro diálogo no nos beneficiará ni de coña. Nos toman por subnormales y aún les aplaudimos. El diálogo conseguirá un pacto entre los intereses del Estado Español y los del Estado Catalán, nada que ver con los nuestros. Bastante claro quedaba ya con la independencia burguesa que nosotrxs no saldríamos beneficiadxs, que ahora habrá un acuerdo entre instituciones coercitivas, una de ellas fascista.

Oigo en clase a mucha gente decir que sólo ve la TV3 porque de los demás medios españoles no se fían. Se ve que por fin se ha dado cuenta más gente de que la televisión manipula la verdad, pero es que en esto SE INCLUYE HASTA LA PUTA TV3. Qué inútil es el puto nacionalismo, que hace que veamos todas las cosas de nuestro territorio como algo bueno. Pues bueno, ya os lo encontraréis en la futura República Catalana. Lxs nacionalistas catalanxs esperan una liberación o algo con esto de la independencia... ¿Pero han pensado en el tipo de liberación que están esperando y en cuál es la verdadera liberación que se ejecutará? Ya os lo digo yo: La liberación nacional es una ilusión que nos hace creer que la nación es algo que nos incluye, y no. Que se tengan pensadas mejores condiciones para la ciudadanía no hace que no sigamos viviendo esclavizadxs. La verdadera liberación, que es la social, se ejecuta mediante una revolución desembocada por la organización de la clase trabajadora. Si nosotrxs no movemos un puto dedo y lo único que hacemos es votar, no cambiamos una puta mierda. Si es que no aprendemos, joder. Haced una vista hacia el pasado y daos cuenta de cuáles han sido las causas de verdaderos cambios a gran escala: Las revoluciones, las putas revueltas.

Me gustaría enrollarme más, pero mañana tengo un examen bastante enjundioso y me he pasado la tarde dibujando.

Por cierto, qué bien eso del anuncio del orgullo a una masacre, patrocinado por el Gobierno de España, y encima infiltrado también en la TV3, ¿eh?


Si es que se nota que no sabéis nada, nacionalistas...

viernes, 25 de agosto de 2017

Pues con eso de la canción me ha surgido un argumento que discrepa del comunismo.

Me he dado cuenta que la canción esa que habla de que los animales tienen que vengarse del ser humano porque el ser humano lleva muchos años torturándolos, matándolos, esclavizándolos, etc., sigue la misma lógica "vengativa" que el Comunismo.

Es una manera de pensar que me parece muy enfermiza. ¿Por qué nos tenemos que empeñar en vengarnos de los actos de otrxs? Si yo quiero ser libre, no privaré de la libertad a otras personas, porque si me convierto en opresor, no soy plenamente libre. La libertad consiste en que tanto yo como todo el mundo sea libre, y no prive de la libertad a nadie, aunque sea burgués y "se lo merezca".
La libertad es un derecho humano y como tal debemos llevarlo a cabo, respetando la libertad de otrxs. Claramente esto va dirigido a la teoría esa de la Dictadura del Proletariado.

Pero bueno, el argumento que me ha surgido es este: Queridos comunistas, si el proletariado está en el derecho de oprimir a la burguesía por todo el daño que nos ha hecho durante tanto tiempo, por esa misma regla, los animales también tendrían que vengarse de la especie humana por haberlos torturado, esclavizado, privado de sus derechos, ¿no? Porque, al fin y al cabo, el ser humano con los animales hemos hecho lo mismo que la burguesía con el proletariado. Y pensar que la vida de un ser humano vale más que la vida de un animal es bastante totalitario, es de nazis. Es como pensar que por ser blanco soy más que un negro, o que por ser hombre soy más que una mujer.

Cierto es que el animal no posee las mismas capacidades que el ser humano, pero eso no justifica que los podamos matar, torturar, esclavizar, ridiculizar. Una vida es una vida, y ellos sienten, al igual que nosotrxs.

Si la manera de pensar comunista es esta, la de que la burguesía pague por todo lo que nos ha hecho, es porque el comunismo cree que es ético vengarse... Pero vengarse no hace más que anularnos racionalmente, nos hace demostrar que no avanzamos como especie, que seguimos siendo seres que no llegan a desarrollar una capacidad que cuestione el Poder. Si esto lo hiciera un animal, no le debería extrañar a nadie, porque el animal no puede llegar a desarrollar las capacidades que podemos desarrollar nosotrxs, pero en un ser humano, vengarse es una salvajada. Cualquier tipo de dictadura es una barbaridad, porque nos convierte en bárbaros, salvajes, nos rebajamos en el mismo nivel mental que están lxs burgueses y capitalistas, que les da igual la vida de un niño somalí tanto como la vida de un pobre.





Va, es bromuro. Unidad siempre, camaradas.

martes, 25 de julio de 2017

¿Madre naturaleza, que nos mate tu fauna y que nos coma tu maleza?

Anoche fue la primera vez en mi vida que fui a un concierto.

En Blanes, una ciudad cercana a mi pueblo, están haciendo las fiestas municipales y toda la pesca. Me dijeron de ir a l'Ensorra't, una especie de festival de música donde van perroflautas, feministas, anticapitalistas, antifas, y de ese rollo. Habrá algún que otro cani que vaya ahí para intentar mojar churro pensando que está en alguna discoteca donde fácilmente puede perrearle a cualquier choni. En el Ensorra't el tema cambia. Y está bien.

(Voy a añadir un pequeño matiz del que acabo de darme cuenta ahora mientras escribía esto: En Blanes existe una discoteca que se llama Arena, donde van chonis y todo ese rollo, y el Ensorra't, que es como "Arena" pero en catalán, va gente totalmente distinta. Me hace gracia esto).

Bueno, accedí a ir, a pesar de no saber qué cojones se haría ahí. Supuse que era algún festival, pero no un festival donde tocaban Lágrimas De Sangre, un grupazo de la zona en la que vivo, que escucho diariamente incluso cuando me peto en el gimnasio. Deduzco, por las letras de sus temas, que son, o bien anarcocomunistas, o bien anarcosindicalistas, o bien anarquistas. Más que nada porque tienen un tema que se llama "Rojo y Negro", en el que critican al Estado y a toda esta basura impuesta, y hablan de revoluciones y tal. En fin, que tampoco voy a dar publicidad del grupo, es sólo eso.

Total, que cuando me enteré que vendrían, puesto que lo dijo una amiga de un amigo de un amigo mío, me exalté. Empezaban a tocar a la 1:30, según ella, y lo que decía que ponía en el programa. Pero bueno, al final empezaron a tocar un cuarto de hora después de y media.

La experiencia fue bonita, me sabía algunas canciones enteras de memoria, y las cantaba, algunas no las escuchaba tanto pero las conocía... En definitiva, me gustó bastante.

Una de las canciones que cantaban y tocaban, me empezó a gustar más desde que la cantaron y tocaron en directo. Esta mañana me la he añadido en la lista de Spotify, y no he parado de escucharla. Llevo todo el día reproduciéndola sin parar... y lo que pasa cuando reproduces sin parar una canción, es que por cada vez que la reproduces, te fijas más en la letra de ésta.

La canción en cuestión es la siguiente:


La letra es pegadiza, sinceramente. El ritmo también es algo que me mola bastante. Pero la letra hay que discutirla. Si hay algo que más tengo en cuenta en una canción, es la letra. El significado, la intención, y a veces el sentido de adoctrinamiento que pueden existir en canciones de muchos artistas y grupos.

Bien, Lágrimas De Sangre sostiene la tesis de que la madre naturaleza debería matarnos a todxs, porque el ser humano (y es cierto) ha cometido actos maleantes en contra de la naturaleza. Quieren, si me tomo en serio la letra, que la humanidad, EL SER HUMANO sea asesinado por la naturaleza, que dejemos de existir, porque no hemos hecho más que joder a la madre que nos ha creado a todos y todas.

La explicación que dan a todo esto es la siguiente: La madre natura ha ayudado a construir cada ciudad con su mano de obra y su fuerza, y a/en cambio, nosotrxs lo hemos manejado con siglos de abuso de nuestras capacidades racionales, llegando, insolentemente, a la usura a la propia madre que nos creó. Total, que proponen muchas maneras de que la naturaleza acabe con el ser humano... y, a mi parecer, no sólo diré que me parece una completa gilipollez, sino que además eso es pasar de un extremo a otro.

Tengo en cuenta que en la canción sólo están desarrollando un caso hipotético, que lo más seguro es que no ocurra, pero si realmente opinan así, desean que seamos asesinados y que dejemos de existir por completo. Que nos extingamos por el bien de la naturaleza. En una parte mencionan algo de que se equilibre la balanza. Suena contradictorio.

Ya expliqué en el anterior post, o entrada, o como lo queráis llamar, lo que opinaba acerca del ser humano. Hacemos según qué cosas a partir del entorno en el que nos hemos desarrollado, la influencia que hemos recibido. El ser humano como tal ha hecho de todo: Ha cometido atrocidades, porque ES CAPAZ de cometer atrocidades, ha hecho cosas admirables, mirando por la salud y la libertad de todxs, es capaz de hacer maldades y bondades. Ver bondad donde hay maldad, y ver maldad donde hay bondad, y una larga lista de cosas.

La solución no es acabar con la vida de un ser vivo. Hemos cometido errores, no nos damos cuenta de muchos de ellos y de los que nos podemos llegar a dar cuenta los seguimos cometiendo. Tomo como respaldo la famosa frase que dice "El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra".

Somos seres imperfectos que algunxs no se preocupan por intentar mejorar las cosas y hace todo lo contrario, y otrxs que aunque sepa que puede cometer errores, intenta no hacerlo por el bien de, no sólo la especie humana, sino del planeta Tierra en general. Existimos personas que luchamos contra este sistema caótico, destructor, que ha creado el ser humano a partir de sus ansias de Poder.

Sabiendo ahora que el problema no es el ser humano, sino los actos que puede llegar a cometer, llego a la conclusión de que aniquilar la especie humana por el bien del estado del planeta Tierra, no es una solución moralmente correcta, al menos para mí. Es, de hecho, estúpida. Lo que hay que hacer es cambiar. No de manera de destruir, que es, al fin y al cabo, lo que se hace en una democracia... Sino cambiar completamente la manera de hacer las cosas, porque SOMOS CAPACES de hacer las cosas de otra manera. Lo malo es que muchxs no se dan cuenta de esto, o lo ven imposible.